Gitano de Palo

Kiko Evia es Gitano de Palo. Un gallego con la mente en Lavapiés el alma en Jerez, y que ha recorrido medio mundo en busca de ese flamenco que haría Thom Yorke. Princesa Gitana es la primera de sus musas, Sergio Pueyo su mentor y Gorka Molero el que ha armado el puzzle. La historia merece contarla tal cual. El origen

Y al final, la chica le dejó. Todo empezó con un adiós. Ella se fue una mañana de Sábado, y a Kiko Evia solo le quedó la música. Los recuerdos y la música. Los demonios y la música. En vez de llorar, decidió cantar. Componer y cantar. Cantarle a ella y cantarle al mundo. Para eso tendría que superar el pavor a alzar la voz. La terapeuta le había dicho que el miedo a cantar era en realidad “el miedo a abrirse al mundo”, “el miedo a dejar a la gente acercarse tanto”. Encerrado en una habitación de la Ciutat Vella de Barcelona, Kiko Evia se enfrentó a sus demonios y a sus miedos. Adelgazó 10 kilos. Paso días y noches sin hablar con nadie. Las yemas de los dedos despellejadas. La piel pálida. El aire irrespirable. Le salió del alma un flamenco apócrifo, heterodoxo, de barrio coruñés. Por eso decidió llamarse Gitano de Palo. Compuso doce canciones en dos semanas. Le surgieron de dentro como un chorro, como un torrente. Fue una larga sesión de psicoanálisis. A sí mismo. Pero a las canciones le faltaba algo. Entonces apareció Sergio.

El encuentro

Hará un año y algo, sentados en un bar de Lavapiés, Kiko Evia le dijo a Sergio Pueyo, como quien confiesa algo peligroso: “Lo que quiero es hacer el flamenco que haría Thom Yorke, si Thom Yorke hiciera alguna vez flamenco”. Sergio no dudó un instante: “Gitano, tengo a tu productor”. Gorka se unió a la escena medio escéptico. Les presentó en un bar cercano al estudio y aquel día saltó la chispa. Salió lo que a veces sale de los encuentros incorrectos. Desde entonces, el estudio de QTZL en Lavapiés se ha convertido en un horno de actividad del nuevo flamenco, donde los sábados se convierten en una fiesta de coros, guitarras, cajones, sintes, bombos y graves radicales.

El presente

Ahora Gitano quiere mezclar su flamenco con la electrónica mágica de QTZL. Y lo que quiere Gitano, huele a premonición.Guiado por el instinto, Gitano de Palo ha buscado en su archivo sonoro y sentimental para crear algo completamente original, que no se parece a nada. Gorka ha llevado sus canciones a otro nivel. Sonoridades sintéticas se fusionan con ritmos orgánicos. Guitarras virtuosas con filtros digitales. La música de Gitano de Palo evoca los sonidos de su infancia, de su adolescencia, de las calles de todas las ciudades en las que ha vivido y bailado. Los sonidos del norte en el que creció. Los sonidos del sur que ella, la Princesa Gitana, trajo a su vida. En su música se escuchan los ritmos de los gitanos del Barrio de Elviña de A Coruña, con los que fue al instituto. Los discos de El Luis que su padre escuchaba en el coche. Está también la actitud y la ambición de aquellos grupos madrileños del sonido Cañorroto: Laberinto, Los Chorbos, Los Chichos. Está el rock de su grupo anterior, La Doble Fila, grupo con el fue galardonado como ”mejor guitarrista” en los premios Rock Villa de Madrid.Están las rumbas que se escuchan en la Barcelona donde ahora vive. Y los sonidos del sur que ella había traído a su vida: Camarón, Tomatito, Sabicas, Paco de Lucia…Se mezclan también elementos de su otra vertiente. Actualmente complementa su vena flamenco-electrónica con otra faceta más urbana, componiendo y tocando junto a Teko, Jaime Stinus o Charly Efe.

El futuro

En pocos días, las creaciones de Gitano de Palo empezarán a salir a la luz: singles independientes y actuaciones en directo, en las que Gorka Molero, Sergio Pueyo y Santi Colmillo acompañan a Gitano en esta nueva propuesta.